Turismo Slow

Claves del turismo Slow

A estas alturas habrás escuchado oír hablar del turismo slow

– y es que esta filosofía de viaje ha llegado para quedarse como protagonista del sector turístico actual.

El turismo de masas, la globalización de los recursos y el desinterés por el desarrollo sostenible de la economía local han acabado por motivar a los viajeros a buscar alternativas, renovarse e innovar en su forma de hacer turismo. Los recursos tradicionales basados principalmente en el pequeño comerciante y que habían sido desplazados a un segundo plano, vuelven a cobrar fuerza con el apogeo de esta filosofía en auge: el turismo Slow.

¿El porqué del turismo Slow?

Durante los últimos años hemos podido observar cómo muchos de los locales comerciales que encontramos en las calles principales de los destinos y que estaban ocupados por el comercio tradicional han sido sustituidos por las grandes marcas. Hemos visto cómo las áreas más turísticas de las localidades han perdido todo su encanto quedando distinguidas por restaurantes “solo para turistas” y apartamentos de corta estancia que han convertido los centros urbanos en escenarios turísticos. Actualmente, lo más importante es conocer las “cosas que hacer” en los destinos que visitamos. No hay lugar para el aburrimiento, pero eso sí: las empresas turísticas nos tienen que facilitar el ocio ya que no somos capaces de encontrarlo por nuestra cuenta. Hace algún tiempo viajar era sinónimo de aventura y riesgo. Viajar era conocer gente y encontrar experiencias que nos permitían aprender de lo ajeno y sobre todo disfrutar con ello.

¿Los beneficios del turismo Slow?

El turismo Slow está cobrando fuerza en el sector turístico actual y el propósito de los viajeros que emplean esta filosofía de viaje es recuperar la esencia del sector turístico que poco a poco habíamos ido perdiendo. Los beneficios de esta filosofía de viaje se resumen, principalmente, en recuperar todo aquello que hacía de viajar algo especial. Esta filosofía de viaje anima la economía local del destino para permitir que la comunidad local se sienta parte y partícipe directa en la actividad diaria ofreciendo sus recursos. De esta forma comerciantes, productores y locales contribuirán con el “encuentro de experiencias” que tanto buscan los turistas además de contribuir a mejorar el valor social que antes quedaba apartado a un segundo plano. El turismo Slow anima a respetar el medio ambiente cediendo protagonismo al uso de medios de transporte menos contaminantes y nocivos para el destino. Así, el uso de la bicicleta y la ordenación del servicio de transporte público son capaces de organizar los destinos con la finalidad de facilitar la vida a los visitantes y locales. Además, el turismo Slow motiva conocer los destinos desde dentro hacia afuera según el tiempo de estancia de los visitantes limitando el uso de transporte y mejorando así la calidad ambiental.

¿Quiénes son los protagonistas del turismo Slow? 

Diría que los protagonistas de esta corriente son sin ninguna duda los viajeros. Hartos de encontrar siempre las mismas decepciones en los destinos, emprenden con nuevas filosofías para rencontrarse con el turismo que conocían nuestros padres. Lugares remotos llenos de sorpresas y aventuras y que han ido desapareciendo con el tiempo. Y es que, yo soy de los que nunca conocieron lo que verdaderamente es viajar.

Existen organizaciones en el sector turístico que buscan en su actividad poner en valor aspectos tan importantes como la tradición, la cultura y la comunidad, claves para conseguir la sostenibilidad. De este modo, empresas como Donde Viajamos y Horizonte paralelo trabajan para ofrecer el lado más auténtico del turismo a través de rutas que dan a conocer las fiestas populares o la gastronomía. Plataformas como Benarum y El Huerto de Lobras en la Alpujarra que fomentan la visita e informan sobre los recursos existentes con el objetivo de impulsar el desarrollo de la región. Alojamientos rurales con una filosofía singular y diferente como la Hacienda Sierra del Pozo en el Parque Natural de Cazorla y ExusNatur en la Costa brava y plataformas digitales como Entorno Turístico cuya misión es informar sobre el sector turístico internacional mediante la publicación de temas relevantes e influyentes para la comprensión del turismo actual.

Sin duda, la tendencia en turismo avanza hacia el turismo responsable permitiendo que la pequeña empresa, los recursos tradicionales y, en definitiva, todo aquello que hace del turismo algo especial vuelva a existir en los destinos turísticos. El turismo volverá a ser lo que fue y los viajeros basarán sus viajes en aprender y en disfrutar de otras culturas.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email