compensación de emisiones de CO2

Dos acciones imprescindibles para reducir el impacto del viajero

La compensación de emisiones de CO2 y el turismo consciente.

¿Alguna vez has pensado en cuánto contaminas cuando viajas? ¿Podemos hacer una compensación de emisiones de CO2? ¿Viajamos de forma consciente? Estas preguntas pasan desapercibidas en la gran mayoría de las ocasiones cuando planificamos un viaje; sin embargo, hoy por hoy debería ser una inquietud casi indispensable por parte del viajero. De esto justamente hablo hoy en este artículo que tiene por objetivo concienciar a los lectores de la importancia de ser viajeros conscientes y entender que incluso cuando viajamos podemos ayudar al medio ambiente.

Compensa tu huella ambiental y ayuda al medioambiente

El CO2 es el principal gas de efecto invernadero responsable del calentamiento global. También se generan óxido nitroso de azufre, material de partículas y vapor de agua, por citar algunos. La compensación de emisiones de CO2 durante los viajes es indispensable a día de hoy.

¿Sabías que las compañías aéreas no pagan impuestos por el consumo de combustible que utilizan? Según nuestra legislación, no pagan IVA los productos embarcables con lo que descartamos de pagos extras a combustibles como el queroseno. ¿Te has parado a pensar en cuánto contamina un avión? Como ejemplo, un avión Airbus A380 utiliza suficiente energía equivalente al combustible que usarían 3.500 automóviles. Los aviones son responsables del 5% de la contaminación atmosférica. Imagina el recorrido de 15 – 18 millones de vuelos al año. Hablamos entonces de entre 40.000 a 50.000 vuelos diarios que transportan 1 millón de pasajeros diarios a través de 15.000 a 20.000 aviones. Una pasada dejarlo estar y no tenerlo en cuenta ¿no?

¡Es hora de actuar!

Existen plataformas como es el caso de la ONG española Ecodes que entre sus diferentes lineas de actuación incluyen la posibilidad de la compensación de emisiones de CO2 para reducir tu huella ambiental. En este caso y a partir de la colaboración con CeroCo2 permiten compensar las emisiones de Co2. Lo mejor de esta plataforma es que, además, ofrecen la posibilidad de elegir entre los proyectos a los que destinar el dinero. Proyectos entre los que cabe destacar: Minicentral hidroeléctrica El Bote y proyecto de electrificación rural en Nicaragua, Secuestro de Carbono en Comunidades de Pobreza Extrema en la Sierra Gorda de México, Reforestación y restauración de la Serra do Lucindo en Brasil, Compostaje orgánico para comercio justo en México y otras.

Son muchas las formas posibles que nos permiten realizar una compensación de emisiones de CO2 para reducir nuestra huella ambiental. BlaBlaCar es un claro ejemplo de ello y han conseguido reducir 90.000 toneladas de emisiones de CO2 gracias a los más de dos millones y medio de usuarios españoles de BlaBlaCar en el último año. Esto equivale al CO2 emitido por un vehículo normal que da 9.000 veces la vuelta al mundo o el de 40.000 viajes de ida y vuelta desde Madrid a Nueva York. Estas son también las mismas toneladas que absorberían 16.000 hectáreas de bosque en un año. ¿Una pasada verdad? Además, BlaBlaCar colabora con PUR Projet plataforma que trabaja con empresas a compensar su huella a través de proyectos de cooperación y desarrollo en todo el mundo.

Pon tu grano de arena y evita la masificación del destino

Seguramente en alguna ocasión habrás pensado: esto está lleno de turistas y en realidad son ¡turistas como tú! De esto justamente se trata, de buscar aquellas zonas menos masificadas para reducir al máximo nuestro impacto. Además, las zonas menos turísticas coinciden casi siempre con aquellos rincones con más autenticidad y personalidad con lo que será una experiencia más real y personal seguro. Los lugares más comprometidos con la masificación del turismo no solo se enfrentan a la destrucción de sus recursos, sino que además poco a poco desaparecen sus lazos con el pasado ante la pérdida – como más arriba describo – de su personalidad y autenticidad. La cultura local es el reflejo de la costumbre de un pueblo y su tradición se daña por completo cuando el turismo se apropia de un territorio. Cuando programes un viaje busca plataformas como Evaneos que te ponen en contacto directamente con locales que te ayudarán a planificar tu ruta y que te ayudarán a crear un viaje a medida con expertos locales. Agencias que trabajan con recursos de la zona para ponerte en contacto con la parte más auténtica del destino. En definitiva, busca hoteles pequeños que estén gestionados por familias en destino, prueba el producto local y compra en el pequeño comercio para favorecer la economía del lugar y, en definitiva, haz lo que hagan los locales para pasarlo bien y disfrutar.

Viaja local y relaciónate con las personas del destino para adentrarte en eso que les hace tan especial y diferentes del resto y es que, ¿qué es viajar sino conocer otras culturas? Viajar nos da la oportunidad de descubrir y aprender, pero será en mayor o menor intensidad según sea nuestra forma de hacerlo.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email